Jesús Dijo: "Yo, la Luz, he venido al mundo, para que todo aquel que cree en mí no permanezca en tinieblas". Juan 12:46

Home
Friday 25th of July 2014

¡GANE YA!

Todos pueden ganar, no se pierda la oportunidad también de ganar.   

Oración

Creemos que Dios contesta las oraciones.  Envíe y conozca los motivos de oración.   

Descargas y recursos

Descargue Recursos, Estudios Bíblicos, Cursos por correspondencia. 

El Valor de la Palabra de Dios

E-mail Imprimir PDF

C

ompartía con dos hermanos de otras asambleas, sobre el interés; o mejor dicho, el desinterés de gran parte de sus congregados por el serio y verdadero valor que le dan a las Escrituras, de ahí que nos encontramos con cristianos que conviven con lo antedicho y que frente al las primeras brisas de pruebas, o abandona el barco, o intentan solucionar toda calamidad en sus propias fuerzas.
Leyendo el libro de Oseas en el capítulo 8; verso 12, se encuentra palabras que bien podrían, que de hecho son parte de la respuesta a la conversación antes expuesta: "Le escribí las grandezas de mi ley, y fueron tenidas por cosa extraña."
Meditando en que muchas veces la Palabra de Dios no tiene en nosotros el verdadero valor, la efectiva fuerza, el infalible poder que el Señor nos da a través de las Escrituras, me decía, será porque la tenemos como cosa extraña, y por eso no la leemos cotidianamente, no la escudriñamos, no la buscamos, no hacemos como el salmista dice en  63:1  “Dios,  Dios mío eres tú; De madrugada te buscaré;   Mi alma tiene sed de ti,  mi carne te anhela…”
O entre muchas citas lo dicho por el profeta Oseas en 10:12  “Sembrad para vosotros en justicia,  segad para vosotros en misericordia;  haced para vosotros barbecho;  porque es el tiempo de buscar a Jehová,  hasta que venga y os enseñe justicia”.
En ese meditar me encontraba cuando recordé unas palabras sobre el valor de la Biblia escritas por Charles  H. Spurgeon asi que me puse a la búsqueda y luego de encontrarlas les trancribo una parte de lo dicho por este insigne hermano alla por 1855.
Hay tres cosas acerca de la Biblia, y las tres se encuentran en el texto de Oseas 8:12. 1ro, Su autor: "Le escribí"; 2do.., sus temas: Las grandezas de la ley de Dios; y 3ro, su tratamiento generalizado: fueron tenidas
Por  la mayoría de los hombres por cosa extraña.
I. Primero, entonces, en lo relativo a este libro, ¿quién es EL AUTOR? El texto nos dice que es Dios. "Le escribí las grandezas de mi ley." Aquí está mi Biblia, ¿quién la escribió? La abro y observo que se compone de una serie de tratados. Los primeros cinco libros fueron escritos por un hombre llamado Moisés. Paso las páginas y veo que hay otros escritores tales como David, y Salomón. Aquí leo a Miqueas, luego a Amós, luego a Oseas. Prosigo hacia adelante y llego a las luminosas páginas del Nuevo Testamento, y veo a Mateo, Marcos, Lucas y Juan; Pablo, Pedro, Santiago y otros; pero cuando cierro el libro me pregunto: ¿quién es su autor? ¿Pueden estos hombres, en conjunto, atribuirse la paternidad de este libro? ¿Son ellos realmente los autores de este extenso volumen? ¿Se dividen entre todos ellos el honor? Nuestra santa religión responde: ¡NO!
Este volumen es la escritura del Dios viviente: cada letra fue escrita por un dedo Todopoderoso; cada palabra salió de los labios eternos, cada frase fue dictada por el Espíritu Santo. Aunque Moisés fue usado para escribir sus historias con su ardiente pluma, Dios guió esa pluma. Puede ser que David tocara su arpa haciendo que dulces y melodiosos salmos brotasen de sus dedos, pero Dios movía Sus manos sobre las cuerdas vivas de su arpa de oro. Puede ser que Salomón entonara Cantares de amor, o pronunciara palabras de sabiduría consumada, pero Dios dirigió sus labios, e hizo elocuente al Predicador. Si sigo al atronador Nahum cuando sus caballos aran las aguas, o a Habacuc cuando ve las tiendas de Cusán en aflicción; si leo a Malaquías, cuando la tierra está ardiendo como un horno; si paso a la plácida página de Juan, que nos habla del amor, o a los severos y fogosos capítulos de Pedro, que habla del fuego que devora a los enemigos de Dios; o a Judas, que lanza anatemas contra los adversarios de Dios; en todas partes veo que es Dios quien habla.
Es la voz de Dios, no del hombre; las palabras son las palabras de Dios, las palabras del Eterno, del Invisible, del Todopoderoso, del Jehová de esta tierra. Esta Biblia es la Biblia de Dios; y cuando la veo, me parece oír una voz que surge de ella, diciendo:
"Soy el libro de Dios; hombre, léeme. Soy la escritura de Dios: abre mis hojas, porque fueron escritas por Dios; léelas, porque Él es mi autor, y Lo podrás ver visible y manifiesto en todas partes." "Le escribí las grandezas de mi ley."
Como se habrán dado cuenta, esto sólo es la primera parte, espero poder transcribir las dos restantes el mes próximo, más al terminar quiero reescribir de las últimas frases, con la esperanza de que cada uno e ustedes la hagan  parte de su obligada práctica diaria.
 

Palabras de Ánimo

Swing Swing2

Hemos aprendido a volar

"Hemos aprendido a volar como los pájaros, a nadar como los peces; pero no hemos aprendido el sencillo arte de vivir como hermanos."

Martin Luther King


Creer lo que no vemos

"La fe consiste en creer lo que no vemos, y la recompensa es ver lo que creemos."

Agustín de Hipona


Dios nos Hizo para Él

"Dios nos hizo para Él, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en Él."

Agustín de Hipona


Puede soportarse la crisis

"Una crisis difícil puede soportarse mejor, si retenemos la convicción de que nuestra existencia tiene un propósito: una causa para abrazar, una persona para amar, una meta para alcanzar."

John Maxwell


No pidas a Dios

"No pidas a Dios, lo que no puedas conservar una vez obtenido."

Démofilo (obispo Constantinopla)


Predicaciones

Escuche o descargue todas las predicaciones de la Iglesia Cristiana Emaús.

   Predicaciones...

Devocional

 Le invitamos a leer diariamente la Palabra de Dios y tener una comunión con Él  

Fotografías

Vea y descargue las fotografías de nuestras actividades.